looking out of a tent

Reflexión Verano 2018 – 2 septiembre

Posted on

Canción
63 Solo en Jesús (13)

Solo en Jesús está mi fe
Mi esperanza y mi canción
Piedra Angular, firme sostén
Inconmovible en la aflicción
Cuán grande amor,
inmensa paz
En el temor o adversidad
Consolador, Amigo fiel
Yo en Su amor me sostendré

Solo en Jesús, Hijo de Dios

Quien Se humilló
por nuestro bien
Cordero de mi salvación

Por este mundo herido fue

En una cruz fue a morir

Y Dios mostró Su gracia allí

Pues mi pecado Él llevó

En Su aflicción vida me dio

En un sepulcro Él yació

El cuerpo inerte del Señor

Más el tercer día llegó

Resucitó en gloriosa luz

Y al triunfar sobre el mal
Perdió el pecado potestad

De Él suyo soy, Él mío es

Pues con Su sangre me compró

Desde al nacer hasta el morir
Sea el poder de Cristo en mí
No temeré, seguro estoy

Mi vida yo a Él le doy
Ningún poder, ningún afán
De Él me arrebatará

Hasta que Él venga otra vez
En Su poder me sostendré

Oración
Piensa en cosas para adar gracias a Dios y habla con él.

Lectura
Salmo 122
1 ¡Qué alegría cuando me dicen:
“Vamos al templo del Señor”!
2 Jerusalén,
¡ya estamos dentro de tus puertas!
3 Jerusalén, ciudad construida
para que en ella se reúna la comunidad.
4 A ella vienen las tribus del Señor
para alabar su nombre,
como se le ordenó a Israel.
5 En ella están los tribunales de justicia,
los tribunales de la casa real de David.
6 Decid de corazón:
“Que haya paz en ti, Jerusalén;
que vivan tranquilos los que te aman.
7 Que haya paz en tus murallas;
que haya seguridad en tus palacios.”
8 Y ahora, por mis hermanos y amigos, diré:
“Que haya paz en ti.
9 Por el templo del Señor nuestro Dios,
procuraré tu bien.”

El salmo 123 es el tercero salmo de los salmos que los peregrinos viajando a Jerusalén cantaban en la subida a la ciudad. Jerusalén es una ciudad encima de una colina que está rodeada por montañas más altos. En el momento de acercarse a la cuidad y comenzar a subir, los peregrinos cantaban los salmos de 120 a 134. Cada salmo tiene un tema importante sobre la fe.

Salmo 123 nos impulsa a pensar sobre estar con Dios. La ciudad de Jerusalén y el templo representaban la presencia de Dios con su pueblo. Dios no estaba lejos. Las cosas que toda la humanidad buscan, la justicia, la paz, la seguridad, pueden ser encontrados en la presencia de Dios. La visión del antiguo testamento es morar con Dios porque Dios nos ha acercado.

Ahora lee la lectura de Lucas abajo:

Lucas 13.18-21
18 Jesús decía: “¿A qué se parece el reino de Dios y a qué podré compararlo? 19 Es como una semilla de mostaza que un hombre siembra en su campo, y que crece hasta llegar a ser como un árbol tan grande que las aves anidan entre sus ramas.”
20 También dijo Jesús: “¿A qué podré comparar el reino de Dios? 21 Es como la levadura que una mujer mezcla con tres medidas de harina para que toda la masa fermente.”

Ahora, en vez de acercarse una ciudad o un templo, Jesús nos anima entender que podemos experimentar la presencia de Dios dónde estemos y incluso por dentro de nosotros. Dios aún quiere morar con nosotros y el propósito del templo de está sustituido por el espíritu de Dios que puede morar dentro de nosotros. Las imágenes de Jesús nos ofrece el mismo que el salmo 123, pero todavía más íntimo.

¿Puedes decir que moras en la presencia de Dios ahora, que te sientes su paz, protección y justicia, como un árbol, como el efecto de la levadura?

Pensad en la progresión de los salmos 120, 121, 122 y tu experiencia. ¿Cómo te enseñan a experimentar la presencia de Dios más en la vida? (La confesión, dónde buscamos la seguridad, dónde quedemos morar).

Oración
Deja tiempo para orar.
Usa el padre nuestro, no solo para repetir, sino para dar forma a tus oraciones. Cada frase puede iluminar ideas a ser expandido para lo que te llama la atención.

Padre nuestro que estás en los cielos,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
hágase tu voluntad
en la tierra como en los cielos.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden.
No nos dejes caer en tentación
y líbranos del mal.
Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria,
ahora y por siempre. Amén.
Alabanza (incluyendo el carácter de Dios)
El reino de Dios (incluyendo las actualidades del mundo de semana pasada)
Las necesidades de cada día (incluyendo la comida, la salud…
El perdón
Las relaciones con los demás
Los Whatsapp de la iglesia

Canción
115 Salmo 62

1. Mi ser descansa
sólo en Dios,
mi Salvación, mi Roca

sólo en Él hallo protección.
Él es mi Fortaleza.

Y aunque me quieran derribar
con trampas y mentiras

mi corazón confía en Él,
en el que a mí me escucha

CORO
Alabadle, aleluya,
a mi Gran Salvador

Dios Eterno, verdadero,
mi precioso Señor

2. Mi ser descansa sólo en Dios

aunque las tentaciones

acechen a mi corazón

pues yo me aferro a Cristo

No pongas nunca el corazón
en cosas terrenales

Mas siembra tu esperanza en los

terrenos celestiales

3. Mi ser descansa sólo en Dios

allí está mi confianza

Derramo mi alma a sus pies

y Él me da de su gracia

Aunque la vida es fugaz

como un suspiro breve

La muerte en mí no triunfará

Pues suyo soy por siempre

CORO